Tener una experiencia de vida internacional es fundamental ya que entrega una visión muy amplia de lo que sucede en el mundo, amplia las redes de contacto y mejora notoriamente el manejo de una segunda lengua, lo cual a su regreso es muy valorado por las empresas.